Cultura y Estilo

Candombe

 

En febrero de 2016, The Rolling Stones, visitaba Uruguay por primera vez para brindar un concierto en Montevideo. Un día antes de subirse al escenario, Mick Jagger salió a cenar por la capital uruguaya. Antes de volver al hotel pidió que lo llevaran a conocer un ritmo del que solamente había escuchado hablar. Lo llevaron a una fiesta de cumpleaños, en una casa modesta del Barrio Sur de Montevideo. Quien celebraba sus 60 años de vida era el percusionista Fernando “Lobo” Núñez y, como invitado, estaba Rubén Rada. La combinación fue perfecta. ningún lugar podría haberse elegido mejor para que Jagger experimentara por primera vez la fuerza y la alegría del candombe.

 

Así como Jagger, no es extraño que los visitantes que llegan a Uruguay quieran conocer el candombe. Escucharlo. Vivirlo. Sentir en el cuerpo la vibración de una cuerda de tambores que truena cuando sale a la calle. Este ritmo, originado en las raíces africanas de los esclavos que llegaron desde el Siglo XVIII, contagia por su sonido. Pero también por las peculiaridades que lo hacen único en el mundo.

 

Candombe: Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

En 2009, Unesco designó al candombe como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. En su declaración, la organización afirma que es “una festividad musical uruguaya y una práctica social colectiva profundamente arraigada en la vida diaria de los barrios. También es un símbolo y una manifestación de la memoria de la comunidad”.

 

La base del sonido está en el golpe sincronizado de tres tambores de lonja y madera: piano, chico y repique. Aunque solo con esos tres instrumentos es posible interpretarlo, la verdadera experiencia del candombe se consigue cuando una comparsa, integrada por decenas de intérpretes, recorre las calles a puro ritmo.

Cada fin de semana, al caer la tarde, suena el ruido de los tambores, en todos los barrios de Montevideo. Grupos más o menos improvisados se reúnen en las esquinas para celebrar esta tradición que ya es bicentenaria.

 

Las llamadas

El candombe surgió como una celebración entre las poblaciones de esclavos a mediados del siglo XVIII. Por eso es, casi por definición, una fiesta. Su mayor esplendor lo alcanza a fines de enero cuando comienza el Carnaval y se realiza el Desfile de Llamadas.

Miles de personas acuden a la calle Isla de Flores, en los barrios Sur y Palermo de Montevideo. Frente a ellos, desfilan las comparsas que interpretan, cada una, una variación propia del candombe. Son decenas de intérpretes que llevan colgados los tres tipos de tambores (piano, chico y repique). Delante de ellos, el resto de los integrantes de la comparsa, entre los que aparecen distintos personajes que recuerdan las tradiciones de la cultura afro uruguaya. La mama vieja, el gramillero, el escobero, la vedette o el portaestandarte, recorren la calle bailando más de un kilómetro (0,6 millas), recibiendo el aplauso y las sonrisas del público.

La tradición cultural del candombe

El candombe no es solo un ritmo musical. Es también una tradición que la comunidad afro uruguaya reivindica con mucho entusiasmo. Pero también una manifestación cultural que hoy comparten todos los uruguayos, independientemente de su origen.

Manifestación cultural que se ve reflejada, por ejemplo, en la fusión que ha logrado con otros ritmos y estilos musicales. Es destacada la cantidad y calidad de músicos y bandas uruguayas que han sido embajadores del candombe en el mundo. Opa, Rubén Rada, Lágrima Ríos, Hugo Fattoruso, y Jaime Roos, son sólo algunos de ellos. Aunque es notable también la variedad de músicos y bandas que toman el candombe para fusionarlo con otros ritmos. Entre otros, Jorge Drexler, No Te Va Gustar, o Bajo Fondo.

 

La pintura tampoco ha estado ajena a este fenómeno. Destacados artistas plásticos como Pedro Figari o Carlos Páez Vilaró, han trazado sobre el lienzo piezas que, al contemplarlas, casi puede escucharse el sonido del tambor.

 

El candombe es una marca definitiva del Uruguay. Es una fiesta que se experimenta con toda su intensidad cuando es compartida. Una tradición con casi dos siglos de historia que goza de muy buena salud.

No te puedes perder

 


DURACIÓN COMPLETA DEL SIGUIENTE RECORRIDO: 6 horas


Tamborilearte

Si nunca experimentaste la vibración de un tambor atravesándote el cuerpo, aún no has vivido el candombe. Por eso, no dejes de asistir a uno de los talleres de Tamborilearte. Esta organización, con más de 20 años de trayectoria, realiza talleres y cursos de candombe para todos los niveles. Puedes intentarlo, aún si jamás has golpeado un tambor. Cada participante del curso tendrá un instrumento propio para que la experiencia sea individual. Eso si, recuerda reservar tu lugar con tiempo. De paso, ya que estás en la sede de Tamborilearte, puedes también llevarte algunos de los tambores u otros instrumentos que ellos mismo confeccionan. También podrás comprar otros recuerdos como camisetas, pequeños tambores para niños o llaveros para regalarle a quien te esté esperando de regreso en casa.

Duración del recorrido: 3 horas

 

Museo del Carnaval

Situado en la Ciudad Vieja de Montevideo, el Museo del Carnaval es el lugar perfecto para conocer algunos de los principales hitos del candombe. Los visitantes se encontrarán aquí con exposiciones en las que se pueden ver los tres tambores que forman parte de una cuerda tradicional candombera (piano, chico y repique), además de la vestimenta que han lucido numerosas figuras en las llamadas. También existe una muestra fotográfica que repasa la actualidad y la historia del candombe. Asimismo, en este museo se exhiben elementos que pertenecen a otras disciplinas del carnaval uruguayo. Entre otros, la murga, un espectáculo musical coral que también es típico en Uruguay. Quien visite este museo, por tanto, tendrá una buena muestra de la tradición carnavalera del país.

Duración del recorrido: 3 horas

 

Localista
Lugares para encontrarse

 

Dónde tomar algo

En la ciudad de Montevideo es donde el candombe tiene su lugar natural. En efecto, es aquí donde están sus principales íconos y donde se manifiesta con mayor presencia. Y en Montevideo, el lugar ideal para encontrarte con una cuerda de tambores casi a cualquier hora es el Mercado del Puerto. En este emblemático espacio de la capital uruguaya es infaltable ese sonido tan característico del candombe. En muchas ocasiones, incluso, con la presencia de bailarinas que acompañan el ritmo.

Lo ideal es llegar sobre el mediodía. Ingresa en el mercado y busca la barra de Roldós. Fundado en 1888, es uno de los locales más tradicionales del Mercado del Puerto. Es ese restaurante el que creó el Medio y Medio, un trago típico de la ciudad de Montevideo. Una mezcla de vino espumoso dulce y vino blanco seco que no puedes dejar de probar. El Medio y Medio de Roldós también se consigue con facilidad en la mayoría de los supermercados y tiendas de licores del país. Pero tomarlo aquí, en el Mercado del Puerto, tiene un encanto especial.

Dirección: Rambla 25 de Agosto de 1825, Ciudad Vieja
Teléfono: (+598) 2915 1520
Instagram: roldosmedioymedio

 

Dónde comer algo

El candombe es un ritmo que se interpreta tocando tres tambores. Pero también es una danza, y un estilo musical que se canta. Tres elementos que se combinan en un espectáculo que se puede disfrutar en El Milongón. Cada noche se lleva a cabo una cena show en la que el candombe es protagonista, aunque también hay tango, milonga y folklore. Más de 35 artistas en escena, entre cantantes, músicos, bailarines y personajes típicos, dan vida al espectáculo. Todo ocurre mientras disfrutas de platos tradicionales de la cocina uruguaya.

Dirección: Gaboto 1812, Cordón
Teléfono: (+598) 2929 0594 – 2924 8535
Web: elmilongon.com.uy
Instagram: elmilongonuy
Facebook: elmilongonuy
Mail: elmilongon@elmilongon.com.uy

 

Dónde compartir un mate

En el número 1080 de la calle Cuareim, en pleno Barrio Sur de Montevideo, estaba el Conventillo Medio Mundo. En ese edificio de inquilinato inaugurado en 1885, vivieron durante casi 100 años decenas de familias afrodescendientes. Esa residencia, que fue derrumbada en 1978, fue un emblema de la cultura afro y del candombe. Hoy, la comparsa C-1080 homenajea esa histórica referencia, y es una de las principales exponentes del candombe, ganadora recurrente en los últimos años, de los desfiles de llamadas y los concursos de Carnaval. Cada domingo, a las seis de la tarde, la comparsa y los vecinos del Barrio Sur se reúnen para hacer sonar los tambores y bailar candombe junto a todos los que quieran acompañarlos. Una invitación a disfrutar del verdadero candombe para todo el que se acerque a la esquina de las calles Zelmar Michelini y Carlos Gardel.

Dirección: Carlos Gardel 1194, Barrio Sur
Teléfono: (+598) 2901 8869
Facebook: C-1080

 


 

Foto: Alejandro Cuadro

Te Puede Interesar

0 comentarios

Dejar un Comentario